jueves, 27 de febrero de 2014

Un cantabro hablando de Castilla.

Ménedez Pelayo, escritor nacido en Santander, y entre tantas cosas fue  miembro de la Real Academia de la Lengua y de la Academia de Historia, nos habla así de como se siente en Barcelona el año 1908, cuatro años antes de su fallecimiento.

 
"Y a dar testimonio de que no se pueden conocer los libros de Milá sin conocer la tierra catalana, he venido yo, el último de sus discípulos, aunque el primero de su confianza, castellano de la más vieja Castilla, de la Montaña de Santander como ahora decimos, de la Montaña de Burgos como decían nuestros antepasados, hijo de la espesa sierra que guarda en sus humildes peñascales la cuna del histórico río que a toda la península da nombre".



Curiosas palabras, y más si las relacionamos tambien con estas siguiente que veremos que aciertan a la perfeción la situación actual de nuestro pueblo.



"Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a irrevocable muerte. Puede producir brillantes individualidades aisladas, rasgos de pasión de ingenio y hasta de género, y serán como relámpagos que acrecentará más y más la lobreguez de la noche."

Aparte de estas dos citas sobre la triste realidad de Castilla, me ha causado tambien atención de que de este escritor sea tambien esta cita.




“No queráis llamar 'lengua española' a la lengua castellana, frase malsonante y rara vez usada por nuestros clásicos, que siempre se preciaron de escribir en castellano. Tan lengua española es la castellana como la catalana y la portuguesa".


La historia está ahí, por mucho que se intente manipular y materializar en cinco regiones que atentan hacia nuestro pueblo, nuestro idioma y nuestro futuro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada