martes, 14 de mayo de 2013

Tesoros conquenses en museos del Mundo.

Tesoros conquenses en museos del mundo
Centros como el Louvre francés, el Museo Arqueológico Nacional o la Tate Gallery albergan piezas del patrimonio conquense
J.J. DOMÍNGUEZ / CUENCA (la Tribuna de Cuenca)

El traslado de los frisos y otras reliquias del templo del Partenón de la Acrópolis de Atenas a un nuevo museo ha recuperado la reivindicación griega de que vuelven a sus país las obras de arte que ahora se custodian y exhiben en el British Museum de Londres. Una polémica que recuerda al contencioso de las parroquias de la franja en Huesca para que vuelvan a su lugar de origen las obras de arte que están en Lérida o la campaña que inciaron los ilicitanos para que la Dama de Elche volviera a su ciudad. Varios colectivos en el País Vasco reclaman cíclicamente que el Guernika que pintó Picasso, ahora en el Reina Sofía, se exponga en su comunidad.

Y es que la lista de tesoros históricos y artísticos que se encuentran lejos del lugar para el que nacieron o en el que un día estuvieron es contundentemente prolija. Cuenca tampoco no es una excepción y hay un buen número de piezas y documentos relacionados con la ciudad y la provincia regados por colecciones, archivos y museos de todo el mundo.

hispanic society. Presencia conquense, por ejemplo, en la Hispanic Society de Nueva York, en Estados Unidos. Este centro- que nació en 1904 para el estudio de la cultura española, portuguesa y latinoamericana- cuenta como una de las piezas más notables de su colección una custodia procesional del siglo XVI, obra del orfebre conquense Cristóbal Becerril, que en su origen estuvo en Alarcón.

De esta familia de orfebres conquenses también se custodian piezas en el Museo Arqueológico o el Municipal de Madrid.

En el centro neoyorquino también se encuentra una colección de cuatro decenas de imágenes de la ciudad de Cuenca, las Hoces y la Ciudad Encantada captadas a principios del siglo XX por cuatro prestigiosos fotógrafos estadounidenses como Arthur Byne, Georgiana Goddard King y Otto Wunderlich. Estas imágenes fueron el argumento de una exposición en la capital conquense en abril de este año.

En dos importantes museos de arte contemporáneo de la misma ciudad, el Brooklyn y The Chase Manhattan, cuelgan obras del creador Gustavo Torner, natural de Cuenca.

Precisamente la generación abstracta vinculada a Cuenca concentra un elevado porcentaje de la presencia conquense en los museos externos a los límites provinciales. Pinturas y esculturas de Torner, Saura o Zóbel llevan el nombre de la ciudad por lugares como el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Patio Herreriano de Valladolid, la Tate Gallery y Institute for Contemporary Art de Londres, Centre Georges Pompidou de Paris o el Guggenheim de Nueva York, entre otros muchos.

La colección ‘La Muerte y la Nada’ de Antonio Saura que se encuentraba en Ciudad Real ya se ha trasladado a la fundación de la Casa Zavala para la que fue adquirida en un primer momento por la Junta en una subasta en Londres.

Como nota curiosa, la composición ‘Cuenca’ de Francisco Bores ocupa un lugar destacado en las selectas salas del Reina Sofía.

A unos siglos antes, en concreto al XI, corresponde un cofre de plateado que se elaboró en Cuenca y que forma parte de la colección del célebre Louvre francés. La pieza llegó al museo parisino en 1885 a través de una donación del barón Charles Davillier y se expone en el departamento de artes del Islam. Su autoría corresponde a los artistas del márfil que se refugiaron en la Kunka musulmana procedenetes del Califato de Córdoba.

Otro famoso en museo característico por su cosmopolitismo, el British Museum, también cuenta entre sus fondos con piezas que evocan la geografía conquense. Como un mapa que recoge las primeras imprentas que se crearon en la península y en la que la de Huete figura como una de las pioneras en Castilla La Nueva. El centro londinense cuenta con fondos numismáticos acuñados por Alfonso VIII y varios grabados de la ciudad de los primeros años del siglo XX.



arqueología. Presencia conquense, por ejemplo, Más cerca, en Madrid, el Museo Arqueológico Nacional, probablemente sea el espacio de fuera de Cuenca con más piezas procedentes de la provincia. Sin ánimo de exhaustividad en su colección se encuentran vidrios procedentes de Uclés, piezas de arte musulmán conquense o restos de la Edad de Bronce encontrados en Alarcón que fueron adquiridos poco después de la postguerra civil española. También de los más importantes yacimientos conquenses.

La Real Academia de Historia, también con sede en la capital de España, alberga entre sus fondos una colección numismática y una tesela celtibérica de Villas Viejas así como una lápida procedente de la iglesia de San Francisco en Huete.

La colección de paleobotánica del Museo de Ciencias Naturales de Madrid tiene varias plantas carboníferas encontradas en territorio conquense.

Dentro de esa disciplina, actualmente hay piezas del yacimoento de Las Hoyas, con importantes restos de dinosaurios, en el Museo del Jurásico de Asturias, el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, la Universidad de Alicante, el Museo de las Tortugas de Salamanca o en el parque temático Dinópolis, en Teruel. Todos los fondos han sido cedidos por el Museo de las Ciencias de Cuenca.

De alfombras también podemos presumir los conquenses. Los telares de Cuenca fueron famosos por la calidad de sus productos y de ello da cuenta el hecho de que el Museo Nacional de Artes Decorativas, en Madrid, ofrezca como uno de sus máximos atractivos una colección de alfombras de nuestra ciudad pertenecientes a los siglos XV y XVI. También hay una muestra importante en el Textil Museum de Washington. El museo municipal de la murciana Jumilla alberga también objetos decorativos con denominación de origen conquense.

El pintor Juan Bautista Martínez Del Mazo, discípulo conquense, pone la nota conquense en elrecientemente ampliado Museo del Prado con lienzos como el retrato Príncipe Baltasar Carlos.

Cuadros, custodias, restos arqueológicos...una parte del patrimonio conquense que queda lejos de una tierra que aspira a ser Capital Europea de la Cultura. Otra gran parte, sobre todo patrimonio religioso perdido tras las desamortizaciones o la Guerra Civil, permanece en colecciones privadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada