jueves, 17 de enero de 2013

El basilisco.

Muy probablemente la creencia en este ser mitológico nos venga de nuestra herencia greco-romana y que se ha quedado plasmado en las creencias de los pueblos de Castilla hasta la actualidad.

File:Baziliszkusz.jpgEl basilisco, proviene del latín "basiliscus, y éte del griego  "βασιλίσκος basilískos: «pequeño rey» o "reyezuelo" ya que se le consideraba el rey de las sierpes y de los animales.

Aparece citado en diferentes obras antiguas.  Los egipcios creían que el basilisco nacía de los huevos de Ibis y en el Antiguo Testamento podemos encontrar siete referencias al basilisco, en cuatro libros distintos. Fue estudiado por diferentes autores como Plinio, Galeno y Dioscórides entre otros autores clásicos y de la Edad Media. Según los romanos el basilisco nació de la sangre de Medusa, la monstruo que con su mirada convertía a los hombres en piedra.

 Isidoro de Sevilla definió al basilisco como el rey de las serpientes, debido a su mirada letal y a su aliento venenoso. Beda el Venerable fue el primero en asentar la leyenda del nacimiento del basilisco de un huevo de gallina. Alexander Neckam fue el primero en especular que esta criatura no mataba con la mirada, sino por la "corrupción del aire" que su aliento generaba, una teoría también desarrollada por Pietro d'Abano.

Teófilo Presbítero da una larga receta en su libro para crear un basilisco a fin de usarlo para convertir cobre en "oro hispánico".

Se describía al Basilisco como una pequeña serpiente cargada de veneno letal y que podía matar con la simple mirada y durante la Edad Media se le describía como un gallo de cuatro patas, corona de plumaje amarillo, alas espinosas y cola de serpiente. 



Según nos cuentan diversas fuentes el Basilisco nacía como resultado de la incuvación de un huevo de Gallina por parte de una serpiente.

File:Wenceslas Hollar - The basilisk and the weasel.jpg
Para protegernos de un Basilisco hay que llevar siempre un espejo para que su mirada se vea reflejado en el espejo o sino, la otra forma de salvarse es que tú hayas visto antes al Basilisco que él a ti.

Durante el siglo de Oro, la literatura castellana aparece salpicada de referencias a la bestia, normalmente para compararla a la mirada de la amada. Lope de Vega, Quevedo o Cervantes usan a la criatura en sus textos.

Quevedo nos deleito con una adivinanza del Basilisco.

Si está vivo quien te vio,
toda tu historia es mentira,
pues si no murió, te ignora,
y si murió no lo afirma.1*

En las creencias populares podemos encontrar que en Salamanca cuando aparece un huevo muy  pequeño, es que lo  ha puesto el gallo, y si no se rompe pronto, en él se desarrolla un basilisco. En Cabañas (Ávila) encontramos el siguiente grabado de lo que sería el Basilisco 2*.



 Y en Urrez (Burgos) se creía que el Basilisco era una lagartija grande que con su mirada te hipnotizaba.3*

Pero seguramente  la tradición más común del Basilisco y que muchos recordaremos es la expresión "Ponerse como un Basilisco"; recordando la fiereza de dicho ser.

 La tradición fue llevada a América dónde se fusiono con creencias autóctonas y creo diferentes mitos como son:

  • En la mitología de la Isla de Chiloe (Chile) destaca la creencia en el basilisco chilote, una criatura mitad gallo y mitad culebra que se caracteriza por beber la saliva, al cual sólo se puede matar quemándolo.
  • En el folclore gaucho se creía que el basilisco era descrito como una especie de gusano gigante con un solo ojo que causaba la muerte con su mirada, y al cual sólo se podía matar haciéndole ver su "rostro" en un espejo u otra superficie reflectante.
  • En  Colombia se conoció con el nombre de buío o güío. Era parecido a una gran serpiente. Aparte había una criatura siniestra de características similares, que es comúnmente oída pero raramente vista es conocida como el "pollo malo" o el "pollo del diablo", una fábula común en muchos montes. Su canto anuncia la muerte y en general trae desgracias a quien tenga contacto con él.
  • En El Salvador, se dice que las gallinas antes de morir ponen un último huevo pequeño y que si éste es incubado por un sapo o serpiente; nace el basilisco, y si la persona logra ver primero al basilisco a los ojos, éste muere. Pero si él mira primero a la persona, ésta muere.


------------------------------------
1* citado por Mateo Gómez, Isabel Op. cit. p46.
2*www. mcu.es
3* Rubio Marcos, Elias Pag 235 Creencias y Supersticiones de la Provincia de Burgos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada